El aumento  salarial   anunciada por el presidente Danilo Medina  favorecerá a 621,848 servidores de la Administración Pública, y se espera que esta medida presione al sector privado para que también incremente los   sueldos de sus empleados.

La disposición, que entrará en vigencia a partir de  abril, aumentará 4,883 pesos a los trabajadores públicos que ganan 5,117 pesos, cuyos sueldos serán elevados hasta 10,000.

Estos podrían ser 141,300, que según los datos de la Tesorería de la Seguridad Social reciben menos de 10,000 pesos al mes. Asimismo, recibirán un aumento de  1,000 y 1,500  pesos los  157,907 trabajadores que devengan salarios entre 10,000 y 15,000 pesos; y adicionará  1,500 y 2,000 a los   58,309  que cobran entre RD$15,000 y RD$20,000. De igual forma, subirán 1,000 y 1,500 pesos a los que devengan de RD$20,000 a  RD$30,000 al mes. En ese rango salarial  hay registrados 264,332 personas, de acuerdo a las estadísticas de  la Tesorería de la Seguridad Social.

Que sigan    aumentos 

Los empresarios deberían tomar las alzas salariales a los servidores públicos como un punto de partida para llegar a un acuerdo en las negociaciones que sostienen  los sindicalistas, empleadores y el Ministerio de Trabajo, puntualizó Rafael  “Pepe” Abreu,  presidente de la Confederación Nacional de la Unidad Sindical.

“Espero que en las próximas reuniones los empresarios se muestren con mayor disposición de aumentar los salarios en un 30% como lo hemos venido  planteando desde hace varios meses”, destacó.

Indicó que  descongelar   los sueldos  de los empleados   más desfavorecidos  representa una  apertura de  mejoras al sector trabajador.  “Aquí solo se les aumentaba a los profesionales que  exigían alzas a través de protestas,  mientras que los bomberos, conserjes y personal administrativo se quedaban sin recibir ningún  tipo de alza”, señaló  el gremialista.

Gabriel del Río Doñé,  secretario general de la Confederación Autónoma Sindical Clasista, y Jacobo Ramos,  presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos, coincidieron en que la medida   presiona  al sector privado a subir salarios, pero que no es suficiente.