Luego de permanecer un mes detenidos en Jamaica llegaron este domingo en la noche a Cabo Rojo, Pedernales a bordo del Guardacostas Orión GC-109, de la Armada dominicana, los 56 pecadores que habían sido apresados por las autoridades de esa nación acusados de incursionar en sus aguas territoriales y dedicarse a la pesca ilegal.

Se explicó que inicialmente los pescadores fueron detenidos por una patrulla de la Guardia Costera de Jamaica al momento que los sorprendieron en sus aguas jurisdiccionales dedicándose a la pesca ilegal de peces y maricos.

Luego de ser detenidos, fueron llevados a la bahía de Kingston, donde un tribunal les impuso multas de 30 mil dólares jamaiquinos a los tripulantes y 40 mil dólares a los dos capitanes de las dos embarcaciones.

De acuerdo a los informes suministrados los 56 pescadores navegaban distribuidos 20 en el pesquero “Angel Gabriel” y 36 en el buque “Princesa Jenny”.

La mayoría de los pescadores liberados por las autoridades jamaiquinas, luego de pagar las multas que les impusieron y las diligencias de las autoridades dominicanas, son nativos de Puerto Plata.

Para llegar a territorio dominicano inicialmente fueron embarcados en el guardacostas jamaiquino “HMJS MIDDLESX” 6MYG y luego fuera de las aguas territoriales de la nación caribeña abordaron el Guardacostas “Orión” GC-109 de la Armada Dominicana, para que retornaran al país.

Los 56 pescadores arribaron al puerto de la comandancia de la Armada en Pedernales a las 12 de la noche de este domingo.

De su parte, el licenciado Luis Felipe Heredia Terrero, representante de la Asociación de Propietarios  de Barcos Pesqueros de Puerto Plata destacó la colaboración y facilidades dispuestas por el vicealmirante Emilio Recio Segura, Comandante General de la Armada Dominicana para que estos pescadores retornaran al país.

De igual modo mostró su agradecimiento a la Cancillería dominicana, al embajador dominicano en Kingston, Félix García y al personal de la comandancia de puerto de Pedernales, por todas las facilidades dispensadas a su arribo a dicho muelle.

Por otra parte, Heredia Terrero dijo que lo que toca ahora es someter una apelación ante el tribunal de Kingston, Jamaica que impuso las multas, para que en un plazo no mayor de tres meses las embarcaciones sean devueltas a sus propietarios de la República Dominicana.