Santo Domingo. El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE)
celebra con gran regocijo el 502 aniversario de la Reforma
Protestante,  movimiento religioso que tuvo su punto más elevado el 31
de octubre de 1517, cuando el Monge  Martín Lutero clavó sus Noventa y
Cinco Tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg, Alemania.

Al  recordar   la  celebración  de este movimiento multifacético  que
cambió la vida en los órdenes social, político y económico de Europa,
la entidad  llama la atención  acerca de los cambios que ha
experimentado la sociedad dominicana, la cual atraviesa  una de sus
peores crisis, crisis de valores, de ética, del respeto, de la
solidaridad y sobre todo, a la crisis moral y espiritual que amenaza
con destruir la familia dominicana.

El  presidente de la entidad eclesiástica, Feliciano Lacen,  considera
que  la familia, como columna indispensable de toda sociedad, está en
decadencia, se están perdiendo los valores de la familia, ya las
mayorías de los padres, no están criando y formando a sus hijos en
valores morales, éticos, espirituales, reflejándose  en la sociedad,
en la vida cotidiana de las personas, en el comportamiento de los
jóvenes, envenenado por una cultura foránea, que los incita a las
cosas fáciles, al sexo libre, al consumo de drogas y alcohol.

Símbolos Patrios

El pastor Feliciano Lacen Custodio, está de acuerdo con la postura
asumida por el  Instituto Duartiano, la Comisión Permanente de
Efemérides Patrias y a la Academia de la Historia, sobre la mala
práctica de algunas instituciones públicas de exhibir  la Bandera
Nacional desprovista del escudo, en franca violación al artículo 39 de
la Ley 210-19, sobre Símbolos Patrios.

El representante de CODUE, recordó  que el artículo 31 de la Carta
Magna es claro y específico cuando explica que la Bandera Nacional se
compone de los colores azul ultramar y rojo bermellón, en cuarteles
alternados, colocados de tal modo que el azul quede hacia la parte
superior de la asta, separados por una cruz blanca del ancho de la
mitad de la altura de un cuartel y que lleve en el centro el Escudo
Nacional.

Feliciano Lacen, explicó que acciones como las que se están observando
en plazas comerciales, publicidad en medios impresos y digitales,
tocante al mal uso de los símbolos sagrados de la nación, resultando
una grave ofensa al respeto y la dignidad nacional, a los valores que
encarna, la cantidad de dominicanos que ofrendaron sus vidas por  la
Patria de Duarte, Sánchez, Mella,  Luperón y otros mártires de la
dominicanidad.

El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), sostiene que la
esencia de la maldad en todas las sociedades,  es que  los hombres y
mujeres han ignorado a Dios, no honrado como Él se merece, al
contrario lo desprecian, no lo toma en cuenta, y es aquí donde la
maldad que tiene su punto de partida en el alejamiento del sumo bien,
que es Dios.