Santo Domingo. – El contrabando, ese mal que afecta las fronteras mundiales, ha sido y sigue siendo una prioridad para la Dirección General de Aduanas (DGA), no solo porque lacera los ingresos fiscales del Estado, sino porque afecta, igualmente, el comercio legal.

Los hallazgos de cientos de celulares y paquetes de cigarrillos decomisados en la frontera con Haití en los últimos diez días resaltan la necesidad de los controles y justifican las acciones que ejecutan los distintos organismos de seguridad y Aduanas.

Esos escapes también impactan, obviamente, a la aduana haitiana, a la que la DGA ha ofrecido y manifestado colaboración, plasmada incluso, en acuerdos firmados en distintas fechas,  con el propósito de que los haitianos pudieran disponer de las informaciones de manera electrónica. Sin embargo, desde hace dos años, la DGA se mantiene a la espera de que su homóloga de Haití esté lista para desarrollar esta dinámica.

El primero de febrero se realizó la primera videoconferencia de este año, donde se conocieron las nuevas autoridades de la aduana haitiana y se definieron algunas acciones para retomar la implementación del Acuerdo de Cooperación Aduanera.

Otras de las acciones puntuales de la Dirección General de Aduanas, y esta nunca se había implementado, fue la creación de una unidad en Inteligencia Aduanera que da seguimiento a los tránsitos internacionales para entregar, directamente a las autoridades haitianas, la documentación y las mercancías bajo custodia, de manera que ellos puedan cobrar sus derechos e impuestos.

Pero todos estos esfuerzos requieren la participación de ambos lados y la continuidad de las acciones para lograr el cometido, algo que no ha sido posible como se espera.

Mientras tanto, la aduana dominicana mantiene el ritmo de sus acciones para aplicar los correctivos necesarios en nuestro territorio. Muestra de ello son las instalaciones de la DGA y el nuevo puesto interagencial, ambas en Carrizal, Elías Piña, una labor conjunta entre el Ministerio de Defensa (MIDE) y Aduanas, en torno a los cuales se han producido varias reuniones con los distintos sectores oficiales y comerciales del lugar, pero también de Haití, para hacerles partícipes del impacto positivo que representarán en materia de seguridad, fluidez y control del comercio y de pasajeros.