Miami.  El Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos confirmó este martes que  interceptó el lunes una embarcación con 177 haitianos a bordo cuando se dirigía  a Los Cayos de la Florida.

Explicaron las autoridades estadounidenses, que la embarcación interceptada el lunes navegaba sobrecargada, por lo que diez de sus ocupantes tuvieron que ser hospitalizados por presentar síntomas de deshidratación.

De acuerdo con la Coast Guard, la interdicción se produjo en Cayo Largo, cerca de Ocean Reef (al sur de Miami), después de que una avioneta de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectara la embarcación a unas 25 millas (40 kilómetros) al noroeste de Cayo Anguila, en Bahamas.

Alertados los guardacostas de Cayo Hueso, la base aeronaval envió el barco “Paul Clark” en búsqueda del velero de madera “que navegaba sin equipo básico de salvamento ni luces de navegación”, señalaron los guardacostas en un comunicado.

Conforme a las autoridades, “la tripulación del ‘Paul Clark’ llegó a lugar de los hechos y encontró una embarcación extremadamente sobrecargada” y tuvieron que proporcionarle “dispositivos de flotación para evitar la pérdida de vidas”, dado que “las condiciones climáticas” eran malas.

“Es extremadamente peligroso navegar por el Estrecho de Florida en una embarcación que no está en condiciones de navegar, especialmente frente a los Cayos de Florida, donde el agua es muy traicionera con bajíos y arrecifes”, advirtió James Kinney, oficial de servicio de mando del Sector de Cayo Hueso.

En ese sentido James Kinney, oficial de mando del Sector Cayo Hueso, se felicitó de que “gracias a la rápida coordinación entre tantas agencias diferentes, como los bomberos del condado de Miami-Dade y la oficina del alguacil del condado de Monroe, no se perdieron vidas durante esta interceptación”. Datos Efe.