Los directores del Instituto Agrario Dominicano (IAD) y del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), aclararon que los terrenos que reclaman los campesinos de Vicentillo, El Seibo, nunca han sido propiedad del Estado.

Emilio Toribio Olivo resaltó que dichos terrenos son propiedad privada y el Estado tiene el deber y la responsabilidad de respetarla. “Ni el IAD, ni el CEA, ni el gobierno han vendido ni una sola tarea de esa propiedad, mucho menos hemos asentado parceleros en esos terrenos”, indicó el funcionario.

Ambos funcionarios dijeron que en vista de la situación social de estos campesinos, por instrucciones del presidente Danilo Medina “se está buscando alguna salida, alguna negociación para paliar la lamentable situación de estos agricultores”.

El director del IAD explicó que las tierras declaradas de utilidad pública en el Decreto 486 del año 1975 solo son 1,846 tareas y los reclamantes ocupan unas 20 mil, “y esos terrenos que ocupaban no están incluidos en esa declaración de utilidad pública, según los documentos presentados por los propietarios”.

Emilio Toribio Olivo manifestó que en una reunión que sostuvo con estos reclamantes el pasado sábado, acordaron reunirse este jueves en las oficinas del CEA para aclarar la situación, pero por razones que desconocen no se presentaron.

Por su lado, Luis Miguel Piccirillo dijo que ninguna de las instituciones tiene registrada en sus archivos venta o asignación de esos terrenos que ocupaban los productores de la Asociación Mamá Tingó.

“No obstante esto, hemos designado unos abogados para que investiguen la obtención de los títulos. Ahora bien, lo hacemos porque estamos instruidos por el presidente Danilo Medina de buscar una solución, no porque sea competencia nuestra buscarle el fondo a un título que no pertenece a ninguna de nuestras instituciones”, indicó el funcionario.