GINEBRA.- Alrededor de 600 mil personas han huido de Ucrania hacia los países vecinos desde la invasión rusa, como lo informara la agencia de refugiados de Naciones Unidas, ACNUR.

De acuerdo con la ACNUR, la cifra, anunciada el martes supera el conteo de más de 500.000 refugiados de la víspera.

Shabia Mantoo, vocera de la agencia agregó, “a este ritmo, la situación parece que se convertirá en la mayor crisis de refugiados de Europa”.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados pide a los gobiernos que sigan permitiendo la entrada a todos los que huyen del conflicto, incluyendo los ciudadanos de terceros países que viven en Ucrania y se ven obligados a escapar de la violencia. “Insistimos en que no debe haber discriminación contra ninguna persona o grupo”, añadió.

De su parte el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dice que un misil ruso alcanzó una plaza del centro de la ciudad de Járkiv en un acto que califica de “terror no disimulado”. “Nadie perdonará. Nadie olvidará“, dijo el mandatario. Los bombardeos del ejército ruso alcanzaron objetivos civiles en la segunda mayor ciudad de Ucrania de nuevo el martes

Mientras el Kremlin niega que el ejército ruso haya utilizado munición de racimo en Ucrania e insistió en que sus fuerzas solo han atacado objetivos militares.

La oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas dice que ha registrado la muerte de 136 civiles, incluyendo 13 menores, en Ucrania desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, pero advirtió de que la cifra podría ser mucho mayor.

Otros 400 civiles, entre ellos 26 menores, resultaron heridos, agregó la oficina, con sede en Ginebra.

“La mayoría de las víctimas fueron causadas por el uso de armas explosivas con una zona de impacto amplia, incluyendo bombardeos de artillería pesada y de sistemas de lanzamiento de misiles múltiples, y ataques aéreos“, añadió.

“Estas son solo las víctimas que pudimos cotejar, y es probable que la cifra real sea mucho más elevada“. La oficina instó a las partes a no emplear explosivos de gran alcance en zonas habitadas por “el altísimo riesgo de un impacto indiscriminado y desproporcionado sobre la población civil”.

El ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu, dice que el ejército mantendrá su ofensiva sobre Ucrania “hasta conseguir sus objetivos declarados“, señalando que el ataque busca “proteger” a la nación de la amenaza militar de Occidente, “que está tratando de usar al pueblo ucraniano en la lucha contra nuestro país“.

Shoigu reafirmó el martes que las tropas rusas “atacan solo instalaciones militares y utilizan exclusivamente armas de precisión”, a pesar de las abundantes pruebas documentadas por The Associated Press de bombardeos indiscriminados contra viviendas, escuelas y hospitales en todo el país.

KIEV

Las fuerzas separatistas en Donetsk dicen que han abierto dos corredores para la evacuación de civiles de Mariupol, un indicio de que un ataque a gran escala sobre la ciudad portuaria del Mar de Azov podría ser inminente.

La libre circulación de civiles por esas rutas está garantizada hasta el miércoles, señaló Eduard Basurin, vocero del ejército separatista. Mariupol, un centro industrial, está considerada un objetivo clave para las fuerzas rusas por su valor económico y su ubicación, que le ayudaría a establecer un enlace terrestre entre la península de Crimea y el territorio continental ruso.