Entradilla

Asimismo el expresidente acusó al organismo internacional de incurrir en un «chantaje» para desprestigiar a República Dominicana

DAJABÓN,R. D. El expresidente Leonel Fernández acusó este domingo a Amnistía Internacional de incurrir en «un acto de chantaje para desprestigiar a República Dominicana ante la comunidad internacional», al acusarla de racista en su exigencia de que el país detenga las deportaciones de ciudadanos haitianos por la violencia que vive esa nación.

En un documento leído durante una visita este domingo a la región fronteriza, Fernández expresó su «indignación» por la carta de Amnistía Internacional enviada al Gobierno dominicano, en la que lo instó a detener supuestas violaciones de derechos humanos contra los haitianos y de dominicanos de ascendencia haitiana de raza negra.

A seguidas se pregunto,»¿Cómo es eso de que en nuestro país debemos adoptar medidas concretas y efectivas para eliminar y prevenir la discriminación racial en la implementación de nuestras políticas migratorias y sistemas de asilo, (…) ¿Quién le ha dado autoridad a Amnistía Internacional para trazar esas pautas al pueblo dominicano? ¿Cuáles son sus prerrogativas o competencias legales para reclamar tales exigencias?», se preguntó el expresidente dominicano durante tres períodos.

El exmandatario sostiene que puede compartir la filosofía de respeto a los derechos humanos del organismo internacional, la que, dijo, es «algo noble y sagrado», pero que la falta de conocimiento de las condiciones específicas y concretas que puedan estar ocurriendo en un país, pueden inducir a esa entidad a un «error«.

El ahora candidato presidencial por la Fuerza del Pueblo (FP), afirma que las decisiones que desde República Dominicana se adoptan para deportar a los haitianos, «son las mismas que asumen otros estados respecto a extranjeros ilegales en sus territorios».

Recomendó a Amnistía Internacional y al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a que, en lugar de acusar y dar órdenes a la República Dominicana, contribuya en la búsqueda de una solución a la situación de violencia y caos que actualmente reina en el país más pobre de Latinoamérica.

«De esa manera, harían una gran contribución con garantizar el respeto a los derechos humanos de 11 millones de ciudadanos haitianos«, entiende Fernández.