A juicio del expresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, Lisandro Macarrulla, la movilización social, el empoderamiento y la participación organizada de la sociedad son las condiciones  que pueden reestructurar las relaciones de poder para hacer efectivos  el cumplimiento de las leyes, establecer nuevas prioridades en el gasto público y en la forma de proveer los servicios y bienes públicos, y  garantizar acceso equitativo a oportunidades reales para todos.

Macarrulla señaló que “es necesaria una relación diferente entre el sistema político y el resto de la sociedad, así como un contenido diferente de la policita”.

El empresario produjo sus consideraciones en el discurso en que entró en funciones como presidente del Gabinete Presidencial de la corriente Luis Abinader, durante un acto celebrado en el hotel El Embajador.

En unas breves palabras de agradecimiento a los integrantes del nuevo organismo, Abinader exhortó a la población a decirle ¡basta ya¡ a la cúpula del PLD, que dijo ha gobernado al país de manera desacertada, y en base a un modelo de gobierno que se encuentra agotado y no tiene respuestas efectivas a las necesidaes y aspiraciones de la sociedad dominicana.

El poder no es un atributo

“El poder no es un atributo, es una relación social que puede ser alterada.  Las instituciones son las que reproducen el orden de desigualdad y no hay razón para suponer que estas vayan a cambiar espontáneamente”, condicionó Macarrulla en su discurso.

Subrayó que las políticas territoriales son un elemento integral del desarrollo, pues contiene los recursos y las instituciones, pero la forma de cómo se  articulan y concretan en un espacio determinado es una construcción social que puede ser modificada.

Abinader llama al pueblo a decirle ¡basta ya, a cúpula del PLD!

Macarrulla  asegura empoderamiento y participación social harán efectiva agenda de prioridades nacionales

A juicio del expresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada, Lisandro Macarrulla, la movilización social, el empoderamiento y la participación organizada de la sociedad son las condiciones  que pueden reestructurar las relaciones de poder para hacer efectivos  el cumplimiento de las leyes, establecer nuevas prioridades en el gasto público y en la forma de proveer los servicios y bienes públicos, y  garantizar acceso equitativo a oportunidades reales para todos.

Macarrulla señaló que “es necesaria una relación diferente entre el sistema político y el resto de la sociedad, así como un contenido diferente de la policita”.

El empresario produjo sus consideraciones en el discurso en que entró en funciones como presidente del Gabinete Presidencial de la corriente Luis Abinader, durante un acto celebrado en el hotel El Embajador.

En unas breves palabras de agradecimiento a los integrantes del nuevo organismo, Abinader exhortó a la población a decirle ¡basta ya¡ a la cúpula del PLD, que dijo ha gobernado al país de manera desacertada, y en base a un modelo de gobierno que se encuentra agotado y no tiene respuestas efectivas a las necesidaes y aspiraciones de la sociedad dominicana.

El poder no es un atributo

“El poder no es un atributo, es una relación social que puede ser alterada.  Las instituciones son las que reproducen el orden de desigualdad y no hay razón para suponer que estas vayan a cambiar espontáneamente”, condicionó Macarrulla en su discurso.

Subrayó que las políticas territoriales son un elemento integral del desarrollo, pues contiene los recursos y las instituciones, pero la forma de cómo se  articulan y concretan en un espacio determinado es una construcción social que puede ser modificada.