SANTO DOMINGO, D. N. La Dirección de la Policía Nacional negó que esa institución diera permiso al alcalde del Distrito Municipal de La Caleta, Marcial Reyes, para la celebración  de una fiesta el domingo en la noche luego de la inauguración de un boulevard, en el sector El Valiente de esa comunidad.

Mediante un comunicado de prensa, la Policía Nacional indica que  resulta inconcebible que siendo la institución llamada a hacer cumplir las disposiciones sanitarias emanadas del Poder Ejecutivo y el toque de queda para evitar la expansión  del Covid-19, sea que las viole.

Por su parte, el alcalde de La Caleta, Marcial Reyes, dijo que tenía permiso del general Máximo Báez Aybar, comandante Santo Domingo Este de la Policía Nacional, para la celebración de una actividad-fiesta, luego de la inauguración  de un boulevard, en el sector El Valiente..

Señaló la Policía, que el alcalde Reyes enfrentó a un contingente policial que se presentó al lugar a dispersar a más de cien personas que se encontraban  aglomeradas en  el sitio, en violación al toque de queda, el uso de mascarillas y observar el distanciamiento para evitar el contagio del Covid-19.

Agregó la institución, ‘’nosotros como Policía Nacional somos los llamados a hacer cumplir  las disposiciones sanitarias emanadas del Poder Ejecutivo para contrarrestar la pandemia del coronavirus, por lo que desmentimos categóricamente haber dado permiso para la celebración de dicha actividad, como dijera el señor alcalde de La Caleta’’.

Según la uniformada, cuando los agentes llegaron al lugar, habían más de cien personas aglomeradas sin  observar el protocolo sanitario y que al menos diez vehículos se encontraban con  la música a alto volumen en perjuicio de los  propios residentes del sector El Valiente.

Expresa la Policía Nacional que sus agentes, comandados por un oficial superior, tuvieron que pedir  refuerzo a los destacamentos de Andrés y Boca Chica, para poder dispersar a las personas, por la actitud supuestamente renuente del alcalde Marcial Reyes.

En el comunicado de prensa, la Policía dice que cuando los agentes llegaron a la actividad que encabezaba el alcalde Marcial Reyes, las personas no tenían colocadas mascarillas, no observaban el distanciamiento físico, muchos fumaban hookahs y disfrutaban de la música alta de unos diez  vehículos que había en el lugar.