Los 16 misioneros estadounidenses y el canadiense, según la policía haitiana tiene pruebas de que vivos.

Este grupo de misioneros, se recuerda, fue secuestrado el 16 de octubre cuando volvía de un orfanato en el área este de Puerto Príncipe controlada por uno de los grupos criminales más poderosos de Haití.

Agregó la fuente policial haitiana que, “tenemos pruebas de que todos los rehenes están vivos”.

La policía dijo que las negociaciones con los secuestradores están en proceso y que varios agentes de la policía federal estadounidense FBI están colaborando en el caso.

La organización caritativa Christian Aid Ministries, para quien trabajan los misioneros, dijo que los rehenes son 12 adultos, de entre 18 y 48 años, y cinco niños de entre 8 meses y cinco años.

La banda, que se identifica como “400 Mawozo” y los tiene cautivos, demanda un rescate de un millón de dólares por cada uno.

El jefe de la banda Wilson Joseph amenazó con matar a los rehenes, según un video que divulgó la semana pasada en redes sociales.

Las pandillas delictivas controlan buena parte de Haití y han cometido este año cientos de secuestros a cambio de dinero, dijo el Centro de Análisis e Investigación de Derechos Humanos que tiene su sede en Haití.