Agentes del Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos (FBI), acompañados por miembros  de la Policía Nacional de Haití, estuvieron este jueves en la residencia del presidente Jovenel Moise, asesinado a tiros el pasado 7 de julio, para recabar evidencias en relación con el magnicidio.

Luego de varias horas en el interior de la vivienda, pasadas las 5.00 de la tarde comenzaron a salir miembros de la Policía Científica de Haití con diversas pruebas, todas empaquetadas en fundas plásticas o bolsas de papel..

Después lo hizo el grupo de agentes del FBI que salió de la vivienda y abandonó el lugar en tres vehículos, donde aguardaban al menos cuatro agentes más del cuerpo de investigación estadounidense.

En el tiempo que duró la recopilación de evidencias, el lugar permaneció custodiado por miembros de la Policía haitiana fuertemente armados, y también agentes de la embajada estadounidense permanecieron en la entrada de la casa.

Se informó que en la residencia del asesinado presidente haitiano, se pueden observar más de 20 impactos de balas en las puertas de acceso peatonal y del portón para vehículos..

También un vehículo negro aparcado junto al coche en el que los agentes cargaron las pruebas tiene los cristales rotos a causa de los tiros.

El FBI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) de Estados Unidos se unieron a la investigación pocos días después de la muerte del presidente, pesquisas en las que también colaboran las autoridades colombianas.

El Pentágono reveló este jueves que entrenó en el pasado a un “número pequeño” de los ciudadanos colombianos que han sido arrestados por su presunta participación en el asesinato.