Desde su inauguración en 2012 el complejo de tiendas conocido como Ágora Mall através de su Sistema de Gestión Ambiental,logró incrementar el volumen  de los materiales reciclados durante el pasado año, alcanzando reciclar 158 toneladas de desechos, compuestos por  cartones, plástico, madera, aceites de cocina, hierro, papel, aluminio, vidrio, chatarra electrónica, “foam” y baterías.

Se explicó que desde su apertura en agosto 2012, a través del sistema de reciclaje, Ágora ha recuperado más de medio millón de kilogramos de cartón; 106, 172 kilogramos de aceite de cocina usado y unos 8,017 kilogramos de hierro y aluminio.

Afirma Ágora Mall que es apartir de junio 2017, que iniciaron con el reciclaje de otros materiales como son: 12,644.50 kilogramos de botellas plásticas; 13,003 kilogramos de madera; 44, 417 unidades de botellas de vidrio; 1,655 kilogramos de papel de oficina.

Este volumen de desechos recuperados a través del reciclaje se traduce en una reducción total de cinco mil 539 metros cúbicos CO² no liberado, lo que equivale a salvar unos ocho mil 452 árboles maduros.

Explicó Ágora que como resultado de este sistema de gestión ambiental, el centro comercial logró compensar en un   21 % el impacto de su huella ecológica durante 2018, incorporando mecanismos de reducción y captación de CO² internos y externos,  generando importantes ahorros en agua, energía eléctrica y la reducción del volumen de desechos no aprovechables enviados a vertederos.

Reafirmó el centro comercial que desde agosto del 2012 hasta diciembre de 2018, Ágora Mall logró ahorrar 4 millones 132 mil 740 galones de agua en procesos industriales no realizados, el equivalente a 6 piscinas olímpicas. 

Aunado al Programa de Gestión Ambiental, Ágora desarrolla campañas de sensibilización sobre el rehuso de fundas plásticas, motivar al no uso de los calimetes y promover iniciativas que tiendan a motivar a los propietarios de tiendas y visitantes  a la reutilización y el reciclaje.

Por otra parte, Ágora Mall señaló que el edificio que ocupa es el primero en tener la certificación “Leed Silver” en el país, y también el primero en Centroamérrica y el Caribe.

De acuerdo a la nota enviada esta acreditación pone de manifiesto el cumplimiento de los requisitos de eficiencia en el diseño y construcción de la infraestructura. La misma permite minimizar la huella ecológica a través del ahorro en energía y agua, así como, mediante la búsqueda constante de estrategias para la sostenibilidad medioambiental y la reducción de los costos operativos al ser un edificio enérgicamente eficiente.