Las actividades administrativas y consulares de la embajada de Haití en Santo Domingo retornaron a la normalidad este jueves, tras haber sido paralizadas por al menos 24 horas, luego del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise.

Se informó  que “todo el personal consular y diplomático están en sus labores normales”.

Sin embargo, el flujo de personas que caracteriza la cotidianidad en el edificio disminuyó considerablemente.

Solo permanecen próximo a la sede diplomática vendedores ambulantes y unos pocos nacionales haitianos en procura de algún servicio consular.

La reanudación de labores coincide con lo planteado por el primer ministro de Haití, Claude Joseph, quien aseguró que el gobierno continuaría con sus labores cotidianas, entre tanto, se sigue con las pesquisas en torno al magnicidio y se planifica el montaje de elecciones presidenciales.