Nuevamente el consumo de alcohol adulterado cobró la vida de al menos cuatro personas en el municipio San Francisco de Macorís.

Esta situación obligó a las autoridades del Ministerio Público, conjuntamente con Salud Pública, la Dirección de Control de Bebidas Alcohólicas, el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Proconsumidor) y otras entidades, a intervenir  el mercado municipal de esta demarcación donde clausuraron temporalmente varios establecimientos por la venta de este tipo de bebida.

De su parte, el director provincial de Salud Pública, Luis Rosario Socias, expresó su preocupación por los recientes decesos.

El funcionario pidió  a las autoridades correspondientes hacer una  requisa más profunda y visitar todos los lugares donde están las denuncias donde esas personas adquirieren esas bebidas alcohólicas adulteradas y enviarlas a los laboratorios a ver qué sustancias contienen.

Se Recuerda que en abril de este año, más de 114 personas perdieron la vida en el país, luego de consumir bebidas adulteradas con metanol, mientras que en el 2020, los muertos por esta causa alcanzaron los 369, según reportes de las autoridades.