A juicio del expresidente colombiano Álvaro Uribe consideró peligrosa la actual inestabilidad en Haití a causa de bandas armadas.

Para Uribe “es un desafío para la región”, expresó el estadista, al tiempo de considerar que los demás países del área tendrían que ayudar a la citada nación como lo hacen los dominicanos.

Uribe se mostró a favor del modelo de negocio con capital de República Dominicana en zonas francas ubicadas en la frontera terrestre entre los dos estados que comparten la isla de Santo Domingo.

“A Haití no hay que estigmatizarlo. Los organismos internacionales tienen que promover mucha inversión en Haití”, expresó.

A su juicio, dicha ayuda debe concretarse “por la vía del trabajo, la producción y el desarrollo social”.

Entrevistado por el periodista Juan Reyes para su plataforma digital ¿Te lo Digo?, Uribe también habló sobre la situación de la República Dominicana. “Ustedes tienen un país extraordinario, cuídenlo, porque es modelo en muchos aspectos para todos nuestros países, y da una sensación de tener hoy estabilidad democrática”.

En ese orden, advirtió que “cuando hay dudas sobre la continuidad democrática, surgen muchas preocupaciones”.

“Creo que la seguridad para República Dominicana no hay que teorizarla, los hechos se la imponen a ustedes, porque tienen un país de 11 o 12 millones de habitantes, recibiendo 10 millones de turistas al año; entonces, eso es algo bien importante”, agregó el exgobernante.

Además de la belleza natural, resaltó que el país ha desarrollado la hotelería, toda la cultura para recibir al visitante, entre otros aspectos. “Ustedes no pueden dejar deteriorar la seguridad. A Dominicana no hay que proponerle un discurso de seguridad, ustedes tienen una conciencia de seguridad, que deriva de tener que proteger una fuente muy importante de recursos, que es el turismo”, razonó.

En cuanto a la integración regional, Álvaro Uribe favoreció la implementación de un cable submarino que saliera de Colombia, pasara por algunas de las Antillas, llegara a Santo Domingo, cruzara de Dominicana a Haití y cerrara en el Golfo de México. “Son unos proyectos muy grandes, pero factibles. Creo que con este problema energético mundial esas integraciones van a ser necesarias”, concluyó.