Santo Domingo. Los habitantes del Residencial San Isidro Labrador, en Santo Domingo Este, denuncian que indocumentados haitianos se han adueñado de los techos de sus edificios, para dormir y realizar todo tipo de necesidades fisiológicas.

Con corchonetas, sábanas y almohadas, los aparentes indigentes son traídos por sus compaisanos, quienes alquilan apartamentos en el lugar, siempre en el último nivel (4to piso), para vivir dos personas inicialmente, pero luego sub-alquilan, sin el consentimiento de los propietarios, agregándose hasta 10 perdonas; y cuando no caben más, terminan ocupando las áreas comunes de estos condominios.

La situación, que sucede desde hacen 4 meses, se ha agravado porque ahora también invaden apartamentos desocupados, replicando el mismo modus operandis, arravalizando el residencial y poniendo en vilo a todos los vecinos de allí.

Pese a que el Residencial San Isidro Labrador está ubicado en la avenida Hípica, muy próximo a un recinto militar (la Base Aérea de San Isidro), la comunidad se siente insegura ya que desconocen la identidad de los haitianos invasores, aparte de quedar imposibilitados de utilizar el techo de sus edificios, donde se encuentran las áreas de lavado.

Los residentes claman a las autoridades policiales y de Migración que tomen cartas en el asunto, para evitar la escalada del conflicto, a pesar de que no se atreven a enfrentar la problemática por sus propios medios debido al temor a las posibles represalias por parte de los nacionales haitianos.