Por Ana Patricia Sánchez

 

En esta era digital se hace necesaria la conexión emocional entre el área organizacional y las personas, por lo que de unos años hacia acá, se han incorporado nuevos métodos para atraer, y promocionar los talentos y candidatos.

Llega al área laboral el proceso de Onboarding o como le conocemos normalmente inducción laboral, siendo este el proceso en el cual se instala el nuevo colaborador, y busca retener los talentos, de manera que a su llegada se sientan cómodos, y los mismos puedan ser productivos, y tomen la decisión de permanecer en la organización.

Es una de las prioridades de las organizaciones humanamente comprometidas, donde buscan llevar cierto nivel de equilibrio entre la vida laboral y/o personal, pues siempre será necesario ese recibimiento para comprender el funcionamiento, la cultura, clima y políticas organizacionales.

Una investigación sustentada por el Brandon Hall Group revela que una buena inducción mejora la tasa de captación y retención del talento, eleva la productividad, por lo que los últimos años en la gestión humana se ha tomado muy en serio el proceso de la introducción del nuevo personal, logrando está ser más cálida, y cercana día a día.

El proceso debe de ser planificado, en sus diferentes etapas, y necesita ser dosificado de manera que el nuevo colaborador obtenga las informaciones de lugar, en sus diferentes momentos o etapas ante su llegada.

Consta de cuatro pasos, siendo el primero el Pre Boarding o Pre Inducción, es importante antes de la inducción como tal, comunicar el funcionamiento, valores, cultura, políticas, reglas del día a día, durante el proceso de captación o contratación de los colaboradores.

Proceso de inducción, primer día, este día debe de ser muy bueno para nuestro nuevo colaborador, cuidando los detalles de darle una buena impresión, y lograr motivar sus ilusiones laborales, tener en cuenta que este día debemos cubrir sus necesidades prácticas y de logísticas, como lugar, contar con un anfitrión, presentación con su mánager, su equipo operativo en buen estado, si desean marcar la diferencia pueden darle un presente u obsequio alegórico a la empresa, pues siempre será de suma importancia cuidar y motivar el aspecto humano.

Proceso de inducción, primera semana, esta será vital para una instalación exitosa del nuevo colaborador, en este tiempo los mismos serán capaz de conocer el funcionamiento de la organización, su departamento, la manera en que se relacionan internamente, saber sobre sus objetivos, establecer relaciones personales y una de las más importantes iniciar a sentirse identificados con la organización y misión de la misma.

Inducción continua, ya que el mismo no termina con la primera semana de inducción del colaborador, pues los siguientes días, y hasta meses, necesitarán más informaciones y otro tipo de actividades para completar de manera exitosa la integración de los colaboradores, dando seguimiento a través del mánager, promover la cultura única organizacional, familiarización organizacional, empatizar con los clientes tanto internos como externos, involucramiento en los procesos internos de la organización como son delegación de tareas, softwares que utilizan, entre otros.

No menos importante es la construcción de los Team´s, o Teambuilding, en la cual se busca fomentar la socialización de los colaboradores, a través de juegos, deportes, equipos de lecturas, almuerzos informales un viernes por la tarde, por ejemplo, ya que el proceso de inducción organizacional debe de ser una integración humana y social, ´´siendo el activo más importante nuestra gente´´.

Patricia Sánchez del Castillo

Psicóloga Industrial

MA Gerencia Recursos Humano