Las autoridades haitianas y agencias internacionales, que colaboran en las investigaciones del asesinato del presidente Jovenel Moïse siguen las pistas de un viaje que hizo el jefe de seguridad del mandatario, Dimitri Hérard, a Colombia días antes del magnicidio.

Hérard, junto a otros tres importantes agentes de la seguridad de Moise, está citado para el este martes y el miércoles para que ofrezca declaraciones ante el fiscal Bed-Ford Claude, del Tribunal de Primera Instancia de Puerto Príncipe.

Hasta el momento se ha señalado por el crimen, ejecutado en la madrugada del miércoles 7 de este me de julio, a 26 colombianos, la mayoría militares retirados, de formar parte de un grupo de mercenarios que mataron al presidente.

De los acusados, 18 ya fueron detenidos, sumados a dos estadounidenses de origen haitiano.

El ojo de las investigaciones se centra en que es extraño que Jovenel Moïse fuera torturado y asesinado y que los miembros de su seguridad no resultaran lastimados.