Santo Domingo. Las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, informaron que tres manatíes que desde hace varios años se encontraban protegidos, fueron devueltos este domingo definitivamente a su ambiente natural.

Se informó que la liberación de “Juanita, “Pepe” y “Lupita” tuvo lugar en una ensenada en Bayahíbe, provincia La Altagracia, cuando le fue retirada una malla que les servía de protección.

Informaron las autoridades que tan pronto le fue retirada la malla, los tres manaties se desplazaron a mar abierto.

Los manatíes de la especie Trichechus manatus, fueron trasladados a ese lugar desde el Acuario Nacional en diciembre de 2020, para que concluyeran el proceso de adaptación a su ambiente natural.

Explicó Medio Ambiente en un documento, que cuatro meses antes fueron sometidos a cambio de alimentación, análisis médicos y registro de comportamientos, entre otros procesos, que han permitido convertir a República Dominicana en un referente en el cuidado de estos mamíferos que se encuentran en la lista de especies amenazadas.

Proceso de Liberación

A los manatíes se les colocaron rastreadores que permitirán darles seguimiento durante un tiempo. Esto gracias a la colaboración de la embajada de Alemania en Santo Domingo y la asesoría del Clearwater Marine Aquarium, de los Estados Unidos.

De  “Juanita”, se informó fue rescatada en agosto de 2012, con solo tres meses de edad, luego de que un pescador le causara más de 10 heridas en diversas partes del cuerpo en Bayahíbe, mientras que “Pepe” fue recuperado en ese mismo año cerca de la orilla del río Haina, provincia San Cristóbal (sur), deshidratado y con varias heridas.

Seis años después, “Lupita” fue salvada al presentar una herida profunda en el lateral izquierdo en el municipio de Luperón, Puerto Plata (norte).

De su parte, el ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, recomendó a la población y a los turistas que visitan el país colaborar en la conservación de esta especie, manteniendo el distanciamiento, además de no suministrarles alimentos y disminuir la velocidad de los vehículos acuáticos en las zonas que han sido identificadas como áreas de manatíes, conocidos también como vacas marinas.