Santo Domingo. Participación Ciudadana, capítulo dominicano de Transparencia Internacional, expresó que “el uso racional, equilibrado, sustentable del agua garantiza la demanda y la disponibilidad futura, pero apremia poner orden, control y prevenir la corrupción en el sector agua”.

La organización de la sociedad civil indicó que los riesgos de corrupción en el sector agua son enormes y la República Dominicana está en la obligación de prestar atención para adoptar todas las medidas y políticas que impidan su desarrollo y extensión.

PC señaló que “la corrupción en el sector del agua es una causa fundamental y un catalizador para la crisis global del agua que amenaza a miles de millones de vidas y agudiza la degradación medioambiental, de acuerdo al Informe Global de la Corrupción: Corrupción en el Sector del Agua, por Transparencia Internacional”.

“La crisis del agua es innegable y tiene unas consecuencias devastadoras para el desarrollo y la reducción de la pobreza. Las organizaciones de la sociedad civil deben entender y dar respuesta contundente, porque, como señala Transparencia Internacional, el cambio climático exige que se elabore el marco de gobernabilidad que aborde los riesgos de corrupción, especialmente los relacionados con el agua, las tierras de regadío que ayudan a producir los alimentos, pero la corrupción en la irrigación es rampante”, sostuvo el director ejecutivo de PC, Carlos Pimentel.

Para Pimentel, “los conflictos de intereses, el tráfico de influencia, el otorgamiento de permisos y licencia sin control ni supervisión, la permisividad para que funcionarios y grandes empresarios desarrollen plantaciones en áreas protegidas, reemplazando bosques por cultivos, pone de manifiesto el desorden, el descontrol y la presencia de la corrupción en este sector”.