SANTO DOMINGO, D. N. El ingreso de nuevos reclusos a la cárcel de Najayo, en San Cristóbal, fueron suspendidos por la Procuraduría General de la República, al reportarse el pasado  lunes siete casos positivos de coronavirus y otros  13 con síntomas sospechosos de la misma enfermedad.

Actualmente en el Sistema Penitenciario se reportan 51 casos activos de internos recibiendo  atenciones y tratamiento médico y casi el doble de esta cantidad muestra síntomas sospechosos, por lo que se encuentran aislados hasta confirmar si padecen o no COVID-19.

La medida fue ordenada ante una recomendación  del área de Salud Física del Modelo de Gestión Penitenciaria, quien decidió establecer un cerco epidemiológico a los internos de los tres recintos Najayo Hombres, Najayo Mujeres y Najayo San Cristóbal  que acogen a 2,715 personas privadas de libertad.

La doctora Gauris Sisa explicó que, ante los focos detectados, la mejor forma de proteger a los privados de libertad es manteniéndolos en los módulos, limitando sus traslados al exterior de los recintos a los casos imprescindibles y suspendiendo nuevos ingresos.

Informó que el cerco estará vigente hasta que se compruebe, mediante la realización de pruebas masivas, que el virus no circula entre la población privada de libertad y hasta que se culmine con el proceso de vacunación o se inmunice al menos al 50% de las personas que habitan en estos centros.

Dijo la doctora Gauris  que las  audiencias pueden manejarse de manera virtual,  ya que hay una práctica de un año completo y  se deben  evitar los traslados de los internos bajo las actuales condiciones epidemiológicas hasta realizar  un saneamiento completo de la población de estos centros para descartar otros posibles contagios.