Santo Domingo. Con el propósito de contribuir a reducir la vulnerabilidad a los fenómenos climáticos extremos y fortalecer la resiliencia de las zonas portuarias dominicanas, la Autoridad Portuaria Dominicana firmó un acuerdo de cooperación con el Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL) que viabilizará la integración de la gestión portuaria con las estrategias y las políticas nacionales de adaptación al cambio climático en los puertos del país.

La alianza se inscribe en el cumplimiento de los compromisos internacionales asumidos en el marco de los acuerdos de cambio climático y de desarrollo sostenible, sumado a los esfuerzos de adaptación al cambio climático relativos a la planificación, operación y desarrollo de los puertos marítimos dominicanos.

También, en la pertinencia de promover la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de tal forma que los puertos dominicanos se integren al desarrollo bajo en carbono y resilientes a los efectos del clima.

El acto de firma tuvo efecto en la sede de Autoridad Portuaria Dominicana y estuvo encabezado por Ernesto Reyna, vicepresidente ejecutivo del CNCCMDL, y Víctor Gómez Casanova, director ejecutivo de Portuaria, quienes tras suscribir el convenio resaltaron de manera individual los méritos del compromiso asumido por las partes.

Gómez Casanova señaló que de cara al cambio climático y la degradación del medio ambiente, las ciudades portuarias deben proteger su patrimonio histórico, cultural y urbanístico, así como reducir los daños y pérdidas por los posibles desastres naturales litorales a que están expuestas, protegiendo a las personas más vulnerables.

Indicó que el Caribe está comenzando a sentir los impactos del cambio climático, efectos que se sienten en los puertos en Santo Domingo “y se presume que el nivel del mar continúe aumentando con un clima más caliente, seco y variado”.

Precisó que en los últimos seis años, más de la mitad de los fenómenos meteorológicos extremos se han atribuido al cambio climático, y al tenor dijo que los  daños relacionados que sufren las infraestructuras de transporte críticas, como los puertos y aeropuertos, pueden tener consecuencias más amplias para el comercio internacional y las perspectivas de desarrollo sostenible de las naciones más vulnerables.

De su lado, el vicepresidente ejecutivo del CNCCMDL, Ernesto Reyna, recordó que, de acuerdo el  índice de riesgo climático global del presente año, nuestro país se sitúa en niveles relevantes de exposición y vulnerabilidad a los fenómenos climáticos extremos, “y en ese sentido hay que entenderlo como una advertencia para estar preparados para eventos climáticos más frecuentes y / o más severos en el futuro”.