Santo Domingo.- Mediante el decreto 396-21, el Gobierno dominicano prohibió el uso de los vehículos oficiales durante los fines de semana y feriados, excepto haya una autorización del titular de la institución para labores vinculadas a sus responsabilidades.

Se informó, que con esta disposición contenida en el decreto 396-21, el presidente Luis Abinader,  busca reducir los gastos gubernamentales por la pandemia del coronavirus que afecta el país.

De esta medida, quedan excluidos los servidores públicos vinculados a la seguridad nacional, el personal del sector salud y miembros del Gabinete de Salud conformado mediante decreto número 498-20.

El Presidente, asimismo prohibió las fiestas, agasajos, recepciones, celebraciones u otras actividades de similar naturaleza si no cuentan con una previa autorización.

“Quedan prohibidos, siempre que no cuenten con autorización expresa emitida, los compromisos de gastos originados en fiestas, agasajos, recepciones, celebraciones u otras actividades de similar naturaleza, con la única excepción de las que realicen la Presidencia de la República, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Turismo, en honor a Jefes de Estado, ministros, delegaciones oficiales o personalidades del mundo político, cultural, científico o comercial de otros países que visiten la República Dominicana”, indica el artículo 3 del referido decreto.

En la medida también se incluyen para los obsequios en sentido general, bonos de establecimientos comerciales, tarjetas o canastas de Navidad, así como arrendamiento de instalaciones privadas para celebrar actividades.

El decreto tiene como objetivo racionalizar el gasto público y promocionar una correcta administración de los bienes del Estado.