Murió ayer el cantautor y bolerista más aplaudido de la república Dominicana, se trata del inimitable Anthony Ríos, Anteriormente había fallecido el 28 de enero de este año Yoskar Sarante, por lo que el arte  dominicano vuelve a estar de luto este año 2019.

La voz de quien se consideraba el eterno enamorado se apagó a la  una  de la tarde en el  Centro Cardio-Neuro Oftalmológico y Transplante (Cecanot)   aquejado de problemas cardiacos.

Se recuerda que Ríos estuvo  en  febrero en Atlanta, Estados Unidos, cuando  sufrió una  recaída de su padecimiento cardiaco.

Froilán Antonio Jiménez, nombre de pila  del artista, conmovió con su fallecimiento a todas las figuras del entretenimiento, quienes con diversas frases de amor lo despidieron desde sus redes sociales.

Ríos fue el artista de varias generaciones, un bohemio que vivió su vida a su manera y que siempre dijo que al partir estaría satisfecho con su paso por la tierra.

Tristeza, y hasta un día gris, se sintió ayer en toda el país, cuando se confirmó su deceso de quien fuera el artista por excelencia de muchos dominicanos.

Anthony  Ríos, nació un 17 de julio de 1950 en Las Cañitas, Sabana de la Mar, estuvo aquejado de salud desde hace algunos días. El pasado sábado sus familiares decidieron trasladarlo desde el Centro Médico  Otorrino hasta el Cecanot,  donde su salud se complicó y perdió la batalla ese gran soñador y amante de la vida.

El dueño de temas como “Tengo una mancha”, “Señora tristeza”, “Viejo amigo”, “Si usted supiera señora”, vivió la mejor vida que todo bohemio se pudiera imaginar.

Estuvo feliz en una casa construida para su tranquilidad, rodeado de sus amigos y familiares y su último amor Ana Julia de la Rosa, con la que compartía sus días.  “Vuela amigo, viaja en paz, vete tranquilo, disfruta este viaje como siempre lo hacías”, fueron de las frases más nostálgicas que le enviaron a Ríos en señal de que entendían bien esta partida de la  que el artista estaba seguro llegaría.

En una entrevista con Tony Dandrade, el cantante había dicho que al partir estaría feliz, porque no quería que su muerte produjera tristeza.

Ahí se comprometió a no partir triste, al tiempo de pedir que cuando ya no estuviera lo único que quería era que en donde quiera que el amor se manifestara él estuviera presente. Amante de los animales y en espacial de los búhos, el también compositor de 68 años de edad  supo cosechar una carrera de éxitos musicales y personales, pues era amigo de todos y referente de la buena amistad.

Ríos, conocido también como “el Sentimental”, también fue  presentador de televisión, comediante y actor de cine.   Horas antes de conocerse la noticia Johnny Ventura pidió una cadena de oración por su salud. “Confío en Dios que todo va a salir bien”.