Este lunes un ejemplar de tortuga marina de la especie “Laúd Tinglar” desovó una apreciable cantidad de huevos en el “Santuario de las tortugas marinas”, localizado en  el Apostadero Naval de Sans Soucí.

El área donde la tortuga “Laúd Tinglar” desovó es un lugar que está bajo la protección de la Armada de República Dominicana.

La tortuga “Laúd, Tinglar o Baula” (Dermochelyscoriacea), es la mayor de todas las tortugas marinas, única en su especie y diferente del resto de las demás, tanto en su apariencia como en su fisiología, llegando alcanzar una longitud de 2.3 metros y un peso de más de 600 kilos.

Se explicó que  los machos nunca abandonan el agua, se encuentran en todos los mares tropicales y subtropicales,  se aparean cada tres o cuatro años, ocurriendo el primero a los 10 años de adultez.

Las hembras desovan regresando a las playas donde nacen para depositar sus huevos, como en esta ocasión, sucedió con el nido de 130 huevos.

En la mañana de este miércoles, se procedió a revisar el lugar del anidamiento con técnicos del Acuario Nacional, conjuntamente con el técnico biólogo, teniente de corbeta Ángel Luis Franco de los Santos, para la extracción y retiro de los huevos con la finalidad de completar la incubación bajo supervisión, en el área dispuesta del Acuario Nacional, hasta su nacimiento y luego, su posterior liberación.

La Armada de la República Dominicana, dentro de sus responsabilidades en el ámbito de la conservación, preservación y protección de la biodiversidad de las especies y recursos naturales, dispone de recursos humanos y espacio físico, como el Santuario de la Tortugas Marinas, ubicado en la playa  que bordea el Club Naval para Oficiales en Sans Soucí, único lugar donde se anidan los (03) linajes de tortugas (Tinglar, Carey y Verde) que se encuentran en peligro de extinción, en beneficio del país.