La Oficina de Atención de Atención Permanente del San Pedro de Macorís, se ha visto obligada por segunda vez a conocer las medidas de coerción contra cinco exagentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas, (DNCD), porque los abogados de la defensa han pedido dos veces el aplazamiento.

Los exagentes están acusados de disparar contra una familia durante un hecho ocurrido en la carretera La Romana-San Pedro de Macorís.

El Ministerio Público está solicitando prisión preventiva contra: Cristián Abel Cuevas Noboa, Eric Sandy Marmolejos, Yery Manuel Montero, José Miguel Berroa y José Ernesto Medina.

De acuerdo al abogado de la parte afectada, el doctor Manuel Enrique Castro Laureano, la medida no ha sido conocida porque los abogados de los imputados han pedido aplazamiento, argumentando desconocimiento del expediente.

Se recuerda que se trata del caso donde los hoy desvinculados de la agencia antidrogas, supuestamente, le emprendieron a tiros a una yipeta en la que viajaban ocho miembros de la familia Pilier Paulino, residente en La Romana.

En el hecho resultó con un disparo en la espalda el joven Aneudy Pilier, quien conducía el vehículo, donde se encontraban sus cuatro hijos menores de edad, su esposa, su madre y una hermana.