Artículo Semanal

Cuando hablamos de descanso hacemos referencia a esos periodos de tiempo donde los colaboradores no están obligados a prestar sus servicios a la organización, pues es bueno aprender a distinguir descanso diario y semanal.

En nuestro código laboral dominicano, o de trabajo como le solemos llamar, están estipulados los días de descaso semanales, y los feriados, pues en el art. 163 se expresa: Todo trabajador tiene derecho a un descanso semanal ininterrumpido de treinta y seis horas. Este descanso será el convenido entre las partes y puede iniciarse cualquier día de la semana. A falta de convención expresa, se inicia a partir del sábado al mediodía.

Continuando en el art. 164 y 165 respectivamente: Si el trabajador presta servicio en el período de su descanso semanal, puede optar entre recibir su salario ordinario aumentado en un ciento por ciento o disfrutar en la semana siguiente de un descanso compensatorio igual al tiempo de su descanso semanal. Los días declarados no laborables por la Constitución o las leyes, son de descanso remunerado para el trabajador, salvo que coincidan con el día de descanso semanal.

Como podemos observar la legislación hace referencia al descanso semanal y días feriados, por lo que es bueno resaltar que el descanso diario hace referencia a un descanso previsto para una jornada diaria continuada que exceda de 6 horas diarias, siendo este un descanso no menor a 15 minutos, ni mayor a 30 minutos, para aquellas jornadas laborales diarias de 6 o más horas.

El descanso laboral, tiene como finalidad reducir riesgos laborales, al igual que busca aumentar la capacidad productiva de nuestros colaboradores, se ha demostrado que aquellos trabajadores que descansan las horas necesarias, aumentan su creatividad, habilidades cognitivas, de igual forma presentan reducción del estrés.

Una de las causas por la que los psicólogos organizacionales nos hemos interesado e involucrado de manera directa en la mejora continua de nuestros recursos humanos en las organizaciones, buscando la mejoría tanto en la calidad de vida, y reducción del estrés de nuestros colaboradores, como el mejor rendimiento laboral y mayor productividad a nivel organizacional, donde apostamos al ganar-ganar.

Pues como hemos visto en resultados de encuestas organizacionales y de salud laboral, la falta de descanso influye en los estados de salud, al igual que perjudica las relaciones interpersonales, hasta llega a reducir la capacidad de defensa de nuestro sistema inmunológico, al igual que reduce la capacidad de aprendizaje y cognitiva.

Es importante crear rutinas diarias, para desconectarnos de las labores, recuperarnos de los excesos de trabajos, y presión que muchas veces nuestros puestos de trabajos nos ejercen, realizar algún deporte al aire libre, compartir en familia, tomar una buena ducha relajante, entre otras actividades de preferencia, son buenas prácticas a tomar en cuenta.

Hoy en día como recursos humanos, como gerentes de personal, buscamos ese balance entre nuestros colaboradores y sus vidas personales, pues reconocemos que “nuestra gente es el valor más importante en las organizaciones”.

Patricia Sánchez del Castillo

Psicóloga Industrial

MA Gerencia Recursos Humanos